.




Nada



.


Y aquí estoy, en medio de la avenida, esperando que la fila de autos me permita cruzar. Cuando de repente, algo se desprende de mí y toma vuelo y me obserba allí parada, como tantas veces observé a tanta gente a la vera de la ruta, en una esquina cualquiera de un pueblo, de una ciudad cualquiera. Con todo un mundo en su mirada, todo un mundo en su cartera, todo un mundo en su espera.

Y me vuelvo a observar, en mi rutina, en mi cansancio, en mi espera. Y me pregunto si alguien observe un mundo en mi nada.

ya no huele a lavandas...

sombras de arbustos

en el cantero


.