.

" 23  "


Llego temprano a la cola de la farmacia. El calor no ceja y en la galería se escucha el motor del aire que enfría adentro y calienta afuera.



ladrillos rojos -
jadean dos gorriones
en la escalera



La espera se interrumpe con un saludo, el muchacho que conocía a mi madre todavía sigue allí. Es el mismo lugar, es distinto el mostrador. Son los mismos remedios... son distintas las máquinas. Con la misma frecuencia pero distinto el motivo.  Espero en ese sitio, descanso en esa espera.



entre las manos,
descansa mi cabeza
adolorida



Llegan de a uno..., se visten pero todo sigue en penumbras. El sol brilla en los vidrios altos de la galería.

Abren el anexo, debo tomar mi número, “ 23 “ , el día que festejábamos el cumple de mi madre. Coincidencias, hablar de ella al comienzo de este relato sin saber que tendría en mis manos este papelito.
Me llena de curiosidad la casualidad pero parto de allí con los blisters y sin respuesta...



sentado al sol,
drogado el cuidacoches
se desvanece




.