.


una pluma marrón...
el canto del hornero
ya no se oye en el patio