.

sin batir las alas,
un carancho cruza 
el cielo del ocaso

.


.