.

Y llegó un día domingo de Julio, que nos permitió encontramos, conocernos, reconocernos con una maravilla de ser. 


Qué se puede decir de Vicente…

Desde este lado, con el vaso servido, he bebido de él todo cuanto pude y seguro han quedado tantas cosas dentro mío que irán aflorando con el tiempo. La sorpresa es tan grande que no se puede controlar… 

Hallé una persona colmada de energía, llena de ganas, de pasión por lo que hace, sabe, ama y quiere transmitir… Es un artista, en el dominio de su cuerpo con el que habla… en el dominio de la palabra… Tiene la sabiduría de bajar al llano para que todos puedan comprenderle, desde la sencillez, la humildad, el amor

Nos hemos quedado con ganas… que han sido compartidas… hay una luz iluminando esta senda que se ve mucho más cercana. Algo hizo y hará porque este lazo, estas distancias ya no sean un obstáculo para un encuentro tan próximo que nos ha llenado de emoción .

No existe la palabra para agradecer su presencia, su entrega. Quiera la vida que pueda devolverle al haiku una milésima parte de todo lo que Vicente le ha dado.

Señor, -^-






.