.


Pasillo...


A veces abro la puerta y lo miro...


Un pequeño recorrido tantas veces de ida, tantas, de vuelta. Tantas saliendo..., tantas entrando...

Un recorrido recto, de baldosas grises, en tramos lisas, en tramos vainilla.
Cielo en algunos tramos, techo en otros, cielo, techo, cielo

Recorrido, aún sin las luces del amanecer, con sol de alba veraniega, con frío congelante, con niebla, con lluvia, con pasos apaciguados, con pasos presurosos.








Recorrido por responsabilidad esclavizante, y en las horas libre, recorrido con la libertad del sentirse dueño de las horas de la felicidad.


El tiempo cambió nuestras caras, sí,



un nuevo insomnio - 
sus pasos arrastrados 
por el pasillo



pero también cambió las vistas del recorrido



ya no hay sombra ni golpes
de hojas del gomero



Las plantas que se secaron, las que sobrevivieron. Las plantas 'ornamentadas' para las festividades.
Los perritos que murieron..., los perritos que llegaron, sus pis desobedientes.  La joven que limpia en la oscuridad de las albas de invierno, que limpia incluso bajo la lluvia, ese espacio que nos pertenece a todos.

Los misterios de las sombras, de los sonidos, la incertidumbre del día en que ya no lo recorreré...




sobre el tapial,
la cara de la luna
llena de hojas



.